miércoles, 20 de agosto de 2008

Descubriendo Lisboa

Nuestra primera parada fue Lisboa. Todo en ella te lleva a la época de los grandes descubrimientos.Una ciudad marinera y llena de encanto, con sus calles empedradas y perfectamente diseñadas por el marqués de Pombal. Nos llamó mucho la atención la inmensa cantidad de restaurantes (sobre todo marisquerías) y la calidad de la comida(era imposible parar de comer).Y, por encima de todo, el inmenso Tejo que se pierde a lo lejos como si fuera un mar.